Publicada en

Enfermedad de Parkinson : Hallan dos claves de la neuroprotección y del aumento natural de la dopamina

Ramón Cacabelos

Ramón Cacabelos, uno de los mejores especialistas en el mundo en los trastornos neuro-degenerativos y en la medicina genómica, y su equipo han terminado estudios preclínicos y clínicos con un nutracéutico llamado AtreMorine. Los resultados excepcionales muestran que AtreMorine protege las neuronas dopaminérgicas y aumenta significativamente la dopamina en el organismo de manera natural y sin ningún efecto secundario no deseado.

La enfermedad de Parkinson, con sus síntomas conocidos como los temblores, la rigidez, la lentitud de los movimientos, la depresión y otros, se debe principalmente a la degeneración progresiva de las neuronas dopaminérgicas. Estas neuronas dopaminérgicas son originalmente bastante raras en el cerebro y se van muriendo poco a poco con el tiempo.

Se estima que cada 10 años todas las personas pierden cerca del 5 al 10 % de estas neuronas y esto empieza más o menos a partir de los 20 años. Esta degeneración se produce aún más rápidamente entre los enfermos de Parkinson y se estima que cuando la pérdida de estas neuronas es cerca del 60 al 80 % todos los síntomas conocidos de esta enfermedad aparecen.

Para producir la dopamina, el organismo necesita su precursor la L-dopa. Si se da justamente L-dopa al organismo, éste lo transforma en dopamina. Si el cuerpo no puede producir suficientemente la dopamina a través de sus neuronas dopaminérgicas porque un número demasiado grande ya murió, entonces le damos los medicamentos de L-dopa sintética que producen buenos resultados durante un promedio de 3 a 10 años. Pero así como lo sabemos, desgraciadamente, a pesar de los resultados muy interesantes y confirmados sobre los síntomas especialmente en las fases iniciales, estas medicinas convencionales no representan una cura y la destrucción de la neuronas dopaminérgicas restantes continúa.

El profesor Ramón Cacabelos y su equipo estudiaron y elaboraron durante siete años este bioproducto excepcional que tiene varias funciones impresionantes sobre los trastornos por falta de dopamina como es el caso de la enfermedad de Parkinson.

Este estudio fue publicado recientemente en el “Journal of Genomic Medicine and Pharmacogenomics Scitcentral”, dando todos los resultados pre-clínicos y clínicos de este nutracéutico cuyo denominación científica es E-PodoFavalin-15999, distribuido bajo el nombre de AtreMorine.

Los participantes de este estudio clínico fueron divididos en dos grupos: de un lado los enfermos de Parkinson que ya estaban en tratamiento de duración larga con los medicamentos antiparkinsonianos clásicos y al otro lado los enfermos de Parkinson que nunca habían tomado tratamiento médico contra el Parkinson.

La primera observación fue que el 100 % de los pacientes sin ningún tratamiento antiparkinsoniano presentaban una hypodopaminemia dramática, con los niveles de plasma de dopamina por debajo de los 20 pg/mL. Esto es demasiado bajo para el organismo y por eso es importante tratarlo en el caso de la enfermedad de Parkinson.

En cuanto a los otros resultados científicos de este estudio, ellos fueron numerosos, muy prometedores y alentadores en ambos grupos de pacientes dando grandes soluciones para ayudar a los enfermos de Parkinson :

El primero de los efectos benéficos de AtreMorine, revela el estudio científico, es que permite proteger a las neuronas dopaminérgicas de manera selectiva, es decir :

«Hasta ahora, ningún remedio permitía parar o disminuir de manera significativa la pérdida de las neuronas dopaminérgicas, pero gracias a AtreMorine eso ahora ya es posible.»

El segundo efecto benéfico más importante de AtreMorine para los pacientes de parkinson revelado en el estudio, es su capacidad de aumentar significativamente los niveles de dopamina en el organismo gracias al contenido enormemente rico en L-DOPA natural (concentración media: 20 mg/g). Así el estudio científico demostró que :

«Una sola toma de 5-10 gramos de Atremorine aumenta los niveles de dopamina de un 500% a un 4000% a los 30 minutos, con una duración del efecto de más de 12  horas, mejorando en paralelo los síntomas cardinales de la enfermedad de Parkinson: temblor, bradicinesia y rigidez.»

El nutracéutico está compuesto por 100% de extractos naturales de plantas con un método de extracción patentado que protege a los principios activos. Así, la buena noticia es que el estudio revela que el nutracéutico fue tolerado por el 100 % de los pacientes sin ningún efecto secundario indeseado.

AtreMorine ha demostrado también tener otros efectos benéficos sobre la regulación poderosa de la noradrénaline y sobre las hormonas de la glándula pituitaria, como el prolactin y la hormona de crecimiento que son parte del control de la neurotransmisión dopaminérgica supra-hypothalamic, así citado en el estudio.

La noradrénaline como la dopamina son muy importantes en la regulación del humor. La tristeza y la depresión son unos fenómenos observados en casi el 30 % de los pacientes de parkinson.

El estudio propone que Atremorine puede ser tambien una solucion para:

  • Reducir el fenómeno “Wearing off” o “deterioro de la fin de dosis” (observado esencialmente en las fases intermedias y avanzadas).
  • Ayudar a ampliar el efecto terapéutico de los medicamentos antiparkinsonianos convencionales y retrasar la pérdida de la respuesta de larga duración (desde la fase inicial hasta la fase avanzada).
  • Reducir al mismo tiempo los efectos adversos de corte y larga duración (desde la fase inicial hasta la fase avanzada).

El estudio revela justamente que la co-administración del nutracéutico AtreMorine con medicamentos antiparkinsonianos, permite tener una reducción de dosis de medicinas convencionales entre el 25 y el 50 %, con ventajas clínicas significativas y una reducción de los efectos adversos de corto y largo plazo de estas medicinas. Por consecuencia, los enfermos podrían utilizar los medicamentos antiparkinsonianos sobre un período mucho más largo. 

Así, este nutracéutico mostró su utilidad en todas las fases de la enfermedad de Parkinson (fases iniciales, intermedias y avanzadas). Podría ser también una opción de interés particular para los pacientes que tienen reacciones adversas graves y que no pueden tomar medicamentos antiparkinsonianos o tengan una mayor tolerancia a los productos naturales.

Los resultados prometedores de este estudio científico sugieren que AtreMorine contribuirá a mejorar notablemente la vida de miles de personas y familias en la actualidad. No solo ayudando a las personas que ya sufren con esta enfermedad de Parkinson y que necesitan una ayuda urgente ahora mismo, pero también a la prevención para personas a riesgo expuestas a un alto grado de pesticidas por ejemplo, o que tienen antecedentes familiares y que también desean protegerse.

Esta ayuda se sitúa ante todo en complemento de los medicamentos anti-parkinsonianos que tienen efectos benéficos sobre los síntomas.

Otros artículos sobre el nutracéutico están disponibles sobre los sitios Web de las revistas científicas siguientes: : “Journal of Nutrition & Food Sciences”; Clinical & Medical Biochemistry“;  «Predictive, Preventive and personalized Medicine & Molecular  Diagnostics” ; “Journal of Exploratory Research in Pharmacology”; «International journal of molecular science»; «Current pharmaceutical design».

NOTA : Vivir Mejor Parkinson es una página de noticias sobre el Parkinson.
Compartimos este artículo científico con científicos de algunas de las universidades más importantes del mundo en el comité de lectura, así como compartimos también otras noticias de primera mano, iniciativas novedosas y demás información sobre la enfermedad de Parkinson.
Si desea obtener información sobre el producto, le sugerimos que dirija sus preguntas directamente con el distribuidor.
Usted puede encontrar el sitio web oficial del producto Atremorine fácilmente sobre Google o otro motor de búsqueda de web.

Enlaces Importantes

  1. Von Campenhausen S, Bornschein B, Wick R, Bötzel K, Sampaio C, et al. (2005) Prevalence and incidence of Parkinson’s disease in Europe. Eur Neuropsychopharmacol.15: 473-490.
  2. Zou YM, Liu J, Tian ZY, Lu D, Zhou YY (2015) Systematic review of the prevalence and incidence of Parkinson’s disease in the People’s Republic of China. Neuropsychiatr Dis Treat 11: 1467-1472.
  3. Muangpaisan W, Hori H, Brayne C (2009) Systematic review of the prevalence and incidence of Parkinson’s disease in Asia. J Epidemiol 19: 281- 293.
  4. Hirsch L, Jette N, Frolkis A, Steeves T, Pringsheim T (2016) The Incidence of Parkinson’s Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis. Neuroepidemiol 46: 292-300.
  5. Savica R, Grossardt BR, Bower JH, Ahlskog JE, Rocca WA (2016) Time Trends in the Incidence of Parkinson Disease. JAMA Neurol.
  6. PringsheimT , Jette N, Frolkis A, Steeves TD (2014) The prevalence of Parkinson’s disease: a systematic review and meta-analysis. Mov Disord 29:1583- 1590.
  7. Riedel O, Bitters D, Amann U, Garbe E, Langner I (2016) Estimating the prevalence of Parkinson’s disease (PD) and proportions of patients with associated dementia and depression among the older adults based on secondary claims data. Int J Geriatr Psychiatry.
  8. Moisan F, Kab S, Mohamed F, Canonico M, Le Guern M, et al. (2015) Parkinson disease male-tofemale ratios increase with age: French nationwide study and meta-analysis. J Neurol Neurosurg Psychiatry.
  9. Miller DB, O’Callaghan JP (2015) Biomarkers of Parkinson’s disease: Present and future. Metab 64:S40-S46.
  10. Katzenschlager R, Lees AJ (2002) Treatment of Parkinson’s disease: levodopa as the first choice. J Neurol 249: II19-24.
  11. Cacabelos R (2012) World Guide for Drug Use and Pharmacogenomics. Euro Espes Publishing, Corunna.
  12. Pahwa R, Lyons KE (2009) Levodopa-related wearing-off in Parkinson’s disease: identification and management. Curr Med Res Opin 25: 841-849.
  13. Bhidayasiri R, Hattori N, Jeon B, Chen RS, Lee MK, et al. (2015) Asian perspectives on the recognition and management of levodopa ‘wearingoff’ in Parkinson’s disease. Expert Rev Neurother 15: 1285-1297.
  14. Haaxma CA, Horstink MW, Zijlmans JC, Lemmens WA, Bloem BR, et al. (20015) Risk of Disabling Response Fluctuations and Dyskinesias for Dopamine Agonists Versus Levodopa in Parkinson’s Disease. J Parkinsons Dis 5: 847-853.
  15. Rascol O, Perez-Lloret S, Ferreira JJ (2015) New treatments for levodopa-induced motor complications. Mov Disord 30:1451-1460.
  16. Stowe R, Ives N, Clarke CE, Deane K, van Hilten, et al. (2010) Evaluation of the efficacy and safety of adjuvant treatment to levodopa therapy in Parkinson s disease patients with motor complications. Cochrane Database Syst Rev 7: CD007166.
  17. Lertxundi U, Isla A, Solinis MA, DomingoEchaburu S, Hernandez R, et al. (2015) Anticholinergic burden in Parkinson’s disease in patients. Eur J Clin Pharmacol. 71: 1271-1277.
  18. Owolabi LF, Samaila AA, Sunmonu T (2014) Gastrointestinal complications in newly diagnosed Parkinson’s disease: A case-control study. Trop Gastroenterol 35: 227-231.
  19. Tran T, Brophy JM, Suissa S, Renoux C (2015) Risks of Cardiac Valve Regurgitation and Heart Failure Associated with Ergot- and Non-ErgotDerived Dopamine Agonist Use in Patients with Parkinson’s Disease: A Systematic Review of Observational Studies. CNS Drugs 29: 985-998.
  20. Cacabelos R (2016) Bioactive extract obtained from Viciafaba and its use in the treatment and/or prevention of neurodegenerative diseases. European Patent EP16382138.
  21. Carrera I, Fernández-Novoa L, Sampedro C, Aliev G, Cacabelos R (2016) Dopaminergic neuroprotection with atremorine in Parkinson’s disease. Current Medicinal Chemistry. SciTech Central Inc. J Genomic Med Pharmacogenomics (JGMP) 26 Journal of Genomic Medicine and Pharmacogenomics 1(1): 1-26 Cacabelos R, Fernández-Novoa L, Alejo R, Corzo L, Alcaraz M, et al.
  22. Boomsma F, Alberts G, van Eijk L, Man in ‘t Veld AJ, Schalekamp MA (1993) Optimal collection and storage conditions for catecholamine measurements in human plasma and urine. Clin Chem 39: 2503- 2508.
  23. Tuck MK, Chan DW, Chia D, Godwin AK, Grizzle WE, et al. (2009) Standard Operating Procedures for Serum and Plasma Collection: Early Detection Research Network Consensus Statement Standard Operating Procedure Integration Working Group. J Proteome Res 8: 113-117.
  24. Bouloux P, Perrett D, Besser GM (1985) Methodological considerations in the determination of plasma catecholamines by high-performance liquid chromatography with electrochemical detection. Ann Clin Biochem 22: 194-203.
  25. Foti A, Kimura S, DeQuattro V, Lee D (1987) Liquid-chromatographic measurement of catecholamines and metabolites in plasma and urine. Clin Chem 33: 2209-2213.
  26. Cacabelos R, Cacabelos P, Torrellas C, Tellado I, Carril JC (2014) Pharmacogenomics of Alzheimer’s disease: novel therapeutic strategies for drug development. Methods Mol Biol. 1175: 323-556.
  27. Cacabelos R, Torrellas C, Carrera I (2015) Opportunities in Pharmacogenomics for the treatment of Alzheimer’s Disease. Future Neurology 10: 229-252.
  28. Cacabelos R, Torrellas C (2014) Epigenetic drug discovery for Alzheimer’s disease. Expert Opin Drug Discov 9: 1059-1086.
  29. Cacabelos R, Torrellas C (2015) Epigenetics of aging and Alzheimer’s disease: Implications for pharmacogenomics and drug response. Int J Mol Sci 16: 30483-30543.
  30. Cacabelos R, Torrellas C, Teijido O, Carril JC (2016) Pharmacogenetic considerations in the treatment of Alzheimer’s disease. Pharmacogenomics.
  31. Altmann V, Schumacher-Schuh AF, Rieck M, Callegari-Jacques SM, Rieder CR, et al. (2016) Influence of genetic, biological and pharmacological factors on levodopa dose in Parkinson’s disease. Pharmacogenomics 17: 481- 488.
  32. Jiménez-Jiménez FJ, Alonso-Navarro H, GarcíaMartín E, Agúndez JA (2016) Advances in understanding genomic markers and pharmacogenetics of Parkinson’s disease. Expert Opin Drug Metab Toxicol 12: 433-448.
  33. Kurzawski M, Białecka M, Droździk M (2015) Pharmacogenetic considerations in the treatment of Parkinson’s disease. Neurodegener Dis Manag 5: 27-35.
  34. Schumacher-Schuh AF, Rieder CR, Hutz MH (2014) Parkinson’s disease pharmacogenomics: new findings and perspectives. Pharmacogenomics 15: 1253-1271.
  35. Rieck M, Schumacher-Schuh AF, CallegariJacques SM, Altmann V, Schneider Medeiros M, et al (2015) Is there a role for ADORA2A polymorphisms in levodopa-induced dyskinesia in Parkinson’s disease patients?. Pharmacogenomics 16: 573-582.
  36. Schumacher-Schuh AF, Altmann V, Rieck M, Tovo-Rodrigues L, Monte TL, et al. (2014) Association of common genetic variants of HOMER1 gene with levodopa adverse effects in Parkinson’s disease patients. Pharmacogenomics J 14: 289-294.
  37. Rieck M, Schumacher-Schuh AF, Altmann V, Francisconi CL, Fagundes PT, et al. (2012) DRD2 haplotype is associated with dyskinesia induced by levodopa therapy in Parkinson’s disease patients. Pharmacogenomics 13: 1701-1710.
  38. Moreau C, Meguig S, Corvol JC, Labreuche J, Vasseur F, et al. (2015) Polymorphism of the dopamine transporter type 1 gene modifies the treatment response in Parkinson’s disease. Brain 138: 1271-1283.
  39. Cacabelos R, Fernández-Novoa L, Lombardi V, Kubota Y, Takeda M (2005) Molecular genetics of Alzheimer’s disease and aging. Meth Find Exp Clin Pharmacol 27: 1-573.
  40. Cacabelos R (2004) Genomic characterization of Alzheimer’s disease and genotype-related phenotypic analysis of biological markers in dementia. Pharmacogenomics 5: 1049-1105.
  41. Cacabelos R, Fernández-Novoa L, Corzo L, Amado L, Pichel V, et al. (2004) Phenotypic profiles and functional genomics in Alzheimer’s disease and in dementia with a vascular component. Neurol Res 26: 459-480.
  42. Cacabelos R (2008) Pharmacogenomics in Alzheimer’s disease. Meth Mol Biol 448: 213-357.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *